El Oli, Mediterranean Flavour

Hoy podemos presumir de ser el único Olivero-Productor que queda en la ciudad ilicitana. Pero ese orgullo que siento de dedicarme a la pasión por la oliva se lo debo a ellos, a Esperanza y Pascual, mis padres, quienes iniciaron la empresa «El Oli».

 

Fue en el año 1965 cuando este matrimonio de la Vega Baja ya vendía en uno de los primeros mercadillos de Elche. Ellos iniciaron una empresa familiar que a día de hoy continúo.
Las más de 800 oliveras que tenemos en el campo de Elche, con una variedades que oscilan entre 90 tipos diferentes de olivas. La pasión por este alimento típico mediterráneo y al que tanto mi familia como yo le hemos dedicado gran parte de nuestra vida, sigue siendo mi motor de hoy.

La crisis de los 90 nos obligó a reinventarnos, a buscar nuevas alternativas de llegar al consumidor y eso nos volcó a los mercadillos ambulantes. Y aunque, hoy día, es nuestro motor económico, nuestro espíritu emprendedor nos pone de nuevo una meta en el horizonte.

Crear nuevos productos a través de la oliva y los encurtidos, nuevas formas de consumo y llevarlo más allá de nuestras fronteras fue la chispa que dio origen a “El Oli Mediterranean Flavour”.

Aceites especiados, con toques delicados para dar un nuevo sabor a los platos en tu mesa. Creados desde el amor y más profundo respeto a mis progenitores, en una especial forma de agradecerles todo lo que “la oliva” ha sido en nuestras vidas.
“Aceites de la mama” evoca no solo el calor de una madre, su amor y cariño, sino una forma especial de entender la gastronomía matriarcal que tanto vive en nuestros recuerdos.